Declaración para una reforma institucional del CSIC

Reproducimos a continuación el texto de la declaración, que ha sido presentado recientemente a los medios de comunicación y a todos los partidos políticos. La propuesta, elaborada inicialmente por 20 investigadores del CSIC, ha recibido el apoyo de 110 investigadores de 43 Institutos del CSIC y de 10 Sociedades científicas – incluyendo la AACTE.

 

Motivación

El sistema español de ciencia y tecnología estaba empezando a ponerse a la altura del de los países líderes de referencia (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Francia), como muestra un análisis reciente de los indicadores de productividad científico-técnica. Sin embargo, la crisis económica y las políticas dirigidas a superarla han reducido drásticamente el gasto en investigación y el número de investigadores públicos, hechos que dificultan en gran medida la aspiración de que España se acerque al grupo de cabeza mundial de las sociedades basadas en el conocimiento y la innovación científica y tecnológica. No obstante esta coyuntura de déficit público crítico, y aún estando completamente de acuerdo con la necesidad de recuperar el presupuesto público en ciencia y tecnología, consideramos que es prioritaria una reforma profunda de las instituciones de gobierno del sistema científico español, a fin de posibilitar una mayor eficiencia en el objetivo de desarrollar la ciencia y la tecnología en España.

Los científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) firmantes de esta Declaración creemos que la crisis financiera ha puesto de manifiesto la debilidad institucional del CSIC y su excesiva dependencia de la coyuntura del gobierno de España. Es urgente por tanto la reforma en profundidad del CSIC, y de la legislación española relevante, debido a lassiguientes razones:

1. Los problemas de gobierno del CSIC no son sólo coyunturales, debidos a la estrategia económica puesta en práctica en España para resolver la crisis financiera, sino también estructurales. En consecuencia, no basta con disponer de fondos suficientes, sino que son necesarias reformas profundas que modernicen su estructura y funcionamiento, basadas en una autonomía de gestión suficiente y en el incentivo del rendimiento de los investigadores.

2. La situación actual supone una oportunidad única de desarrollar estas reformas, del mismo modo que ha ocurrido con otros sectores, cuyo objetivo debe ser evitar que los problemas estructurales condicionen el futuro del CSIC a corto, medio y largo plazo.

3. La reforma del CSIC debe basarse en avanzar hacia una gobernanza adecuada para la consecución de objetivos de frontera en un mundo cambiante, y una política científica a medio-largo plazo independiente del corto plazo actual, ligado al del calendario electoral del gobierno de España.

Basándonos en estas premisas, un grupo de investigadores del CSIC abrimos un debate que se concreta en una propuesta de ideas para la reforma que consideramos necesaria. Esta declaración las resume como un decálogo estructurado alrededor de cuatro ejes principales: modernización, transparencia, gestión eficiente y autonomía de gobierno.

Nuestro objetivo final es influir en la opinión pública y los partidos políticos para que se incorporen a este debate.

Decálogo de reformas propuestas para el CSIC

1. Modernización. El CSIC debe avanzar en el proceso de transformación de una estructura y funcionamiento obsoletos a una estructura adecuada para la gestión de recursos y objetivos variables en un mundo cambiante y muy competitivo. Los recientes cambios legislativos, que lo han dotado de la estructura de una Agencia, no han permitido alcanzar este objetivo y la situación económica actual ha puesto de manifiesto su inoperancia.

a. Los criterios de evaluación de objetivos y de reparto de recursos deben basarse en el potencial de expansión de las fronteras del conocimiento y en la adecuación a las necesidades científico-técnicas de la sociedad.

b. Desarrollo prioritario de un Plan Estratégico a medio y largo plazo (5-10-20 años), que debería ser vinculante, sometido a evaluación interna y externa por paneles de expertos internacionales, y suficientemente flexible como para actualizarse en función del resultado de las evaluaciones. Los importantes esfuerzos realizados en este sentido en los últimos años (Planes 2006-2009 y 2010-2013) no han dado los resultados esperados, en gran parte debido a que los recursos inicialmente concedidos no lo fueron finalmente por el carácter no vinculante de los Planes y sus evaluaciones.

c. Promoción del recambio y la colaboración de los grupos y centros mediante procedimientos ágiles de contratación, flexibles y adecuados a la misión de la Institución. Este objetivo remite a la necesidad de crear un cuerpo legislativo nuevo que reconozca la especificidad de la misión investigadora.

d. Sistemas de promoción profesional continuada, basados en la calidad en el desempeño de las funciones, tanto científicas como técnicas, en la capacidad de innovación y mejora, y en la captación de recursos externos. Posibilidad de estabilización al cabo de un periodo de contratos de larga duración evaluados periódicamente.

e. Sistemas que faciliten la movilidad, basados en la promoción de la especialización y de la colaboración entre centros tanto afines como dispares (multidisciplinaridad).

2. Transparencia. La gestión del CSIC, como gestor de la actividad científica básica y de los desarrollos tecnológicos y sociales que se derivan de ella, debe basarse en una planificación pública a medio-largo plazo, evaluada externamente, de objetivos y recursos humanos y financieros:

a. El Plan Estratégico del CSIC debe dimensionar centros y líneas de actuación, dotándolos de un plan económico viable y con dotación presupuestaria suficiente que garantice su funcionamiento independiente, comprometida a corto y medio plazo.

b. La gestión debe ser pública y sometida a evaluación interna y externa, basada en el

cumplimiento de objetivos, no sólo en el control del gasto.

c. Todos los empleados del CSIC, independientemente de la escala a que pertenezcan, deben estar preparados para rendir cuentas sobre la gestión de los fondos de que sean responsables y sobre la consecución de los objetivos asociados a sus funciones específicas (accountability).

3. Gestión eficiente. La estructura gestora del CSIC debe transformarse desde el actual esquema supercentralizado y sobredimensionado de gestión burocrática a un sistema flexible de gestión de redes de centros coordinados, siendo la función principal de los servicios centrales proporcionar servicios generales de gestión económica y científica, así como de apoyo a la obtención de recursos de investigación en convocatorias competitivas:

a. Gestión flexible e independiente de recursos humanos y financieros, basada en objetivos.

b. Reforma de las leyes básicas de gestión de los fondos públicos (cajas únicas) y de financiación pública de la ciencia, que consideramos aspectos únicos y específicos de la actividad investigadora. Estas leyes deberían conducir a una fiscalización ex post eficiente y permitir la flexibilidad necesaria para la consecución de objetivos científico-técnicos en un contexto internacional competitivo y cambiante. Los investigadores responsables deben tener libertad para modificar la distribución de la previsión inicial del gasto planificado y a cambio ser objeto de auditoría con posterioridad a la ejecución del proyecto, con consecuencias tanto incentivadoras como desincentivadoras.

c. Gestión descentralizada de costes indirectos, con repartos flexibles entre niveles según objetivos y responsabilidades de gestión.

4. Autonomía de gobierno. La gobernanza del CSIC no debe depender de una estructura piramidal jerárquica basada en cargos de designación política por el gobierno de España. Los gestores del CSIC deben responder ante el Parlamento, los colectivos gestionados (científicos, técnicos y personal de apoyo) y ante la sociedad en general, con base en el resultado de evaluaciones externas periódicas, transparentes e independientes, con consecuencias reales (incentivos y penalizaciones de importancia significativa). Este punto permitiría plantear objetivos a largo plazo independientes de la situación política coyuntural:

a. La base de la gobernanza debe ser la meritocracia, esto es, el establecimiento de cambios significativos en las condiciones laborales y profesionales de los actores principales. Su selección debe basarse en sus posibilidades de alcanzar los objetivos de excelencia de cada grupo, centro u organismo, con la consiguiente evaluación periódica de su desempeño.

b. Las evaluaciones deben basarse en la excelencia, esto es, en qué medida la consecución de objetivos y/o los resultados de la investigación colocan en una situación de relevancia la labor realizada en todas las escalas (individuos, grupos de investigación, centros, CSIC).

c. La planificación científica, técnica y laboral debe basarse en las prioridades señaladas en los planes estatales, regionales y europeos, y los aspectos técnicos para su desarrollo ser debatidos de forma vinculante en los órganos representativos de la institución. Asimismo, se deben establecer procedimientos que permitan a los diferentes agentes que participan en el desarrollo científico-tecnológico interaccionar con los cuerpos responsables de los planes de investigación, a escala regional, estatal y europea.

 

Contacto: Mario Díaz, E-mail Mario.Diaz@mncn.csic.es

Posted in Uncategorized

One Response to “Declaración para una reforma institucional del CSIC”


Deja un comentario


Powered by WordPress. Designed by Försäkra Online.